Desastres tecnológicos y el impacto en los procesos

por Atalait el Oct 30, 2017 8:00:00 AM

desastres-tecnologicos-y-el-impacto-en-los-procesos.jpg

¿Qué pasa cuando algo que parece un pequeño incidente se convierte en un gran desastre? 

A veces las empresas creen que al contar con un equipo experto en sistemas y TI estarán protegidas al 100% para los desastres tecnológicos, sin embargo, este es un grave error que desgraciadamente se sigue cometiendo.

A lo largo de la historia hemos sido testigos de múltiples desastres tecnológicos que han ocurrido no sólo en las pequeñas empresas, también los grandes y majestuosos corporativos son blanco de este tipo de ataques. Los desastres tecnológicos no sólo son una cuestión de la cual la tecnología es la culpable, también existen un sinfín de fallos de software, hardware y humanos. Ante este escenario lo mejor es estar prevenidos.

El problema de estos desastres es cuando tienen un importante impacto sobre las finanzas, los procesos o la reputación de las empresas. Gracias a los medios es que más de una vez nos hemos enterado de estos acontecimientos. Algunos de los más graves han sido:

1.- La red de AT&T sufrió daños en 1990 y dejó sin respuesta aproximadamente a 75 millones de llamadas por un error derivado de una sola línea de código.

Caso práctico: Imagina que en tu empresa sucede algo similar. Las líneas de teléfono colapsan y es tu principal vía de contacto con nuevos clientes. Este es un desastre que puede durar varias horas, tiempo por el cual también los procesos internos se ven afectados. Tu equipo de ventas no tiene prospectos a los cuales dar seguimiento y aunque a primera vista no es evidente, se convierte en un día perdido que probablemente no ha generado ganancias pero sí tuvo egresos.

2.- Un fallo en la actualización del software empleado en el Ministerio de trabajo y pensiones británico costó a los contribuyentes más de mil millones de libras en 2004.

Caso práctico: Es muy común que las actualizaciones del software que se utiliza en la empresa ocasione además de pérdidas de tiempo, también pérdidas en la información. La información es uno de los activos más importantes para cualquier organización, razón por la cual se pueden generar grandes conflictos si algún dato se pierde. En este caso no sólo estamos hablando del impacto en procesos internos, también el flujo de información confidencial puede generar una situación grave en cuanto a reputación, lo cual se vuelve visible cuando los clientes se van o cuando el número de prospectos se reduce.

3.- El sistema de alerta temprana de la Unión Soviética en 1983 tuvo un grave error cuando el software indicó que cinco misiles balísticos habían sido lanzados por Estados Unidos.

Caso práctico: Este es un error de vida o muerte y en donde además, la integridad de muchos países podía verse afectada. En tu empresa aunque no se maneje este tipo de información, la vida de tus colaboradores también puede verse afectada. Es por esto que el plan de continuidad del negocio primero busca salvaguardar la vida de todos ellos. Muchas veces los robos o los incendios pueden ser uno de los desastres que pongan en peligro la vida de todos ellos. Además, después de alguno de estos desastres es difícil recuperar la información y los recursos tecnológicos para tu empresa.

desastres-tecnologicos-y-el-impacto-en-los-procesos2.jpg

Como podemos observar, estos han sido sólo algunos de los múltiples desastres tecnológicos que han ocurrido en la historia. Aunque algunos parezcan más graves que otros, en realidad todos dejan una serie de consecuencias para las empresas, por ejemplo:

Pérdidas financieras: Ya sea derivadas por una pérdida de clientes, fallas en el costeo de los productos y servicios o también porque los egresos superan a los ingresos, hay múltiples factores que se ven involucrados en estas consecuencias. Si los procesos de producción y de operación se detienen, es lógico que las consecuencias financieras no tardarán en aparecer.

Baja productividad: Cuando los procesos se ven interrumpidos, los colaboradores y los equipos no podrán trabajar. De inmediato la productividad se verá afectada y con ello, las pérdidas económicas también tendrán un impacto negativo. Además, la baja productividad genera una sensación de insatisfacción en las personas, por lo cual, un desastre empresarial podría tener consecuencias que ni nos imaginamos. ¿Cómo hacer frente ante estas situaciones? Un DRP como parte de la continuidad del negocio es el mejor plan de acción.

Aumento en el tiempo para reanudar las operaciones: Una vez que ha ocurrido el desastre, ¿cuánto tiempo tardas para reanudar las operaciones al 100%? Existen procesos que tal vez resultan menos complejos y por lo cual sea prácticamente de manera intuitiva su reanudación, sin embargo, existen otros que involucran más áreas o más personas y que requieren más tiempo para poder echarlos a andar nuevamente.

¿Cómo minimizar el impacto de los desastres sobre los procesos de la organización? A través de la continuidad del negocio y recuperación de desastres se pueden crear estrategias con las que prevengas múltiples eventualidades y también cuentes con la posibilidad de salvaguardar todos tus procesos.

¿Quién está detrás de estos planes? El parque tecnológico y el personal serán los encargados de optimizar estos recursos. Es fundamental que todos estén involucrados al 100% ya que sólo de esta forma se podrá actuar de manera correcta ante cualquier contingencia. Recuerda que las decisiones de un COO son críticas y no pueden esperar. Actúa pronto.

Guía sobre recuperación de desastres